Vueltas, también al Puente de Segovia

Esta Web ha sido creada con cariño y alimentada con desgana, me propongo sacudirme la desidia y por esa razón hoy vuelvo y volveré cada vez.

Aprender es la mejor ocupación del mundo, hoy aprendí algo nuevo, no está bien lo que no es, pero tampoco está mal por esa misma razón. Unas veces aprendes de las palabras, otras de los hechos, otras solo del amor a la vida.

Lección tras lección han transcurrido casi 14 años en este país, que vengo aprendiendo palmo a palmo, cada día.

Anoche caminaba por el puente de Segovia, a la luz de las farolas, con un viento leve que arrastraba las palabras hasta los chorros de agua de las fuentes y recordé mis primeros meses en Madrid, finales de 1999, de vuelta a la casa inmensa, ruidosa y tibia de los Aguiar/Rodés, la ciudad amaneciendo, y yo cansada y temblando de frío, me sentaba en el parque pequeño y desangelado de la esquina del puente con Avenida del Manzanares en uno de los dos bancos de piedra y cómo no?, increíblemente fríos, para fumar un último cigarro antes de subir, mirando el sol que salía entre la niebla y las aguas escasas y embarradas del río. Sin transeúntes, sin carros, ni bocinas, ese momento entre la luz y las sombras era mágico, la ciudad me entraba por la piel y se extendía dentro de mí.

Anoche Carmen me decía su fascinación por esta ciudad desde ese puente y, como le debo un montón de lecciones inapreciables, le cedo mi poema de las madrugadas.

 

Poema a la ciudad

Sentadas en un banco, la ciudad y yo, ajenas,

rozándonos casi,

contando cada espacio que nos acerca

o asomándonos juntas a este precipicio.

Me desconoce y la poseo

sin darle más que los pasos que la recorren,

no le hablo, imagino que duerme

sin saber que he sido muda y que por mis ojos pasan

las palabras que no digo,

que he estado seca y de mi boca sale

la humedad que contengo.

 

Allí, juntas, lejanas,

miramos desfilar los rostros que la pueblan,

los sonidos que me inundan,

las luces con que la miro despertar más pronto.

Tenue presencia en su piel

las hojas que caen en mi abrigo,

que estrujo entre los dedos y retorno a su regazo.

 

Miro la palma de mis manos,

llenas de polvo, o vacías,

sentada, sin estar dentro o fuera de ella,

sentada a su lado sin que lo sepa,

tan próximas, tan mía y yo tan ajena.

 



13 Comentarios

  1. Nombre *Mabel wrote:

    Gise, me estremece tu poema, tus memorias de ese tiempo en que tan intenso te imaginé desde Cuba. Ajena a toda felicidad, sabía que Madrid, más tarde o más temprano se rendiría ante ti… gracias por ser sabia y poeta y saber estar, fine lady, dirían aquí…te abrazo

  2. Precioso el poema, reconfortante la “viñeta” toda.
    Gise, le debes un cuaderno de estos paisajes a toda una generación de gente entre olvidadiza u ocupada, de los que muy pocos pudieran contar tan bellamente el tramo de vida común recorrido.
    Ya espero la próxima.

    • gbaranda wrote:

      Rubén, te dije alguna vez que podía estar en cualquier sitio, en la ciudad o fuera de ella, con frío, con ilusión, con poesía porque siempre podía regresar a la casa, la de ustedes y mía?

  3. Mami wrote:

    Precioso ese poema, a mi tambien me cautivo esa ciudad, q bueno q tu puedes expresar los sentimientos de esa forma tan hermosa, mi albina.

  4. Mami wrote:

    No se xq aparece el mensaje en blanco, xq ya lo comente. Esta precioso tu poema. Te decia q gracias a Dios q puedes expresarte de esta forma tan hermosa. Bello mi albina.

  5. Mary Carmen wrote:

    Amiga que bello el mensaje y el poema que comparto totalmente contigo, pues tal como comentamos la otra noche, Madrid corre por mis venas. Gracias por ser tu, te quiero

  6. ramiro * wrote:

    me encantó.queremos más

  7. gbaranda wrote:

    Mami, Ramiro, Carmen, qué bueno que sigan leyendo las cosas que escribo esporádicamente, prometo perseverar. Besos

  8. José Luis wrote:

    Gisela, precioso poema y muy emotivo por lo que conlleva. Un abrazo

  9. Nuria wrote:

    Gise, paseo mucho por el río y ese es el puente que me une a la ciudad. Desde ahora te imaginaré sentada en uno de esos bancos, cogiendo fuerzas para seguir adelante. Ya me he suscrito a tu blog y me agarraré a él muuuuy fuerte. Un beso enorme, guapa

Deja un comentario

Current month ye@r day *


+ 5 = 9